Una práctica marista, heredada de nuestro Fundador, Marcelino Champagnat, es iniciar y terminar el día con el canto o rezo de "La Salve". (Aquí una en latín, como la cantábamos hace ya muchos años).


Este video me lo recomendó mi hijo Josel, ¿te gusta?